lunes, 4 de enero de 2010

Satélites y Basura Espacial

Como tips ecológico quisiéramos compartir con ustedes la siguiente información, ¿Sabes qué es basura espacial?, si no lo sabes te contaremos...

Basura espacial se le denomina a todos aquellos desperdicios artificiales que se encuentran en la órbita terrestre, producto bien sea de satélites en desuso o generada por otras actividades de incursión del hombre en el espacio, que por motivos de espacio, costes económicos o falta de tecnología es imposible devolver a la Tierra.

Es lógico que a medida que pasa el tiempo, se han ido acumulando una representativa cantidad de desperdicio alrededor de la Tierra, y a pesar de que el cosmo tiene sus propios mecanismos de autorrregulación para limpiar la basura, es imposible que estos desechos artificiales sean procesados por estos sistemas, debido a que no pertenecen a los mismos.

A pesar de que se han creado mecanismos tales como radares, para detectar esta basura, haría falta una especie de camión de basura cósmico, pero la inversión económica sería muy alta, en todo caso sería interesante comparar estos costos con los invertidos en el lanzamiento de satélites y proyectos similares.

Lo cierto es que, si bien es necesario y beneficiosa la tecnología que nos permite explorar nuevos lugares del Universo, así como también comunicarnos en tiempo record y tener todos acceso igualitario a la información, también los gobiernos deben invertir en el desarrollo de tecnologías alternas que permitan recuperar y reprocesar toda nuestra basura espacial, pues se trata de un espacio que a ciencia cierta nos peretenece y de una forma u otra, estamos esparciendo a otros espacios nuestro "gran problema de contaminación".

Si quieres leer un dato curioso con respecto a este tema te invitamos a visitar el siguiente enlace: http://www.neoteo.com/nasa-bombardea-australia-con-basura-espacial-14010.neo, titulado "NASA bombardea Australia con basura espacial"

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Tecnología Satelital Serie DFH-4 Bus. Altos y Bajos

La serie DFH-4 Bus ya ha sido usada por otras naciones: el satélite NIGCOMSAT-1, el primero de Nigeria y de África, fue construido por China y puesto en órbita el 13 de mayo de 2007 y también estuvo basado en el DFH-4 Bus. Al igual que el Venesat-1, fue lanzado por un cohete Larga Marcha 3B desde Xichang.

Paquistán también ordenó la construcción de otro satélite similar, el Paksat 1R, que se pondrá en órbita tentativamente en 2011. El Grupo APT (privado) también ordenó a China la fabricación de otro DFH-4 que será lanzado en 2009.

No todas las historias han sido felices: el satélite chino Sinosat 2, también basado en el DFH-4 Bus y que tenía como propósito dar una mejor cobertura a los Juegos Olímpicos de Beijing en diferentes lugares de China, fue lanzado el 28 de octubre de 2006 pero, al llegar a órbita, sus paneles solares no se abrieron adecuadamente. El satélite se perdió por completo. Sin embargo, otros 3 satélites Sinosat están en elaboración y se espera estén en órbita antes de 2011.

Los cohetes Larga Marcha chinos también han tenido algunas manchas oscuras en su historia, al igual que casi cualquier sistema impulsor estadounidense o europeo. El primer Larga Marcha 3B sufrió una falla en su sistema de guías dos segundos después del despegue el 14 de febrero de 1996, estrellándose en una aldea 20 segundos después y matando a una cantidad no precisada de personas.

Sin embargo, después de ese terrible incidente, ocho cohetes Larga Marcha 3B han completado sus misiones exitosamente. China tiene una gran reputación colocando satélites en órbita, compitiendo de tú a tú con Francia y Estados Unidos. Aún así, siempre hay un pequeño riesgo de falla en ésta y en todo tipo de misiones espaciales, dada su enorme complejidad y el uso de combustibles líquidos y sólidos altamente volátiles, enfriados a bajísimas temperaturas.

Cobertura del Satélite Simón Bolívar




Es importante dar a conocer que la adquisición del satélite no sólo beneficiará a Venezuela, sino que, gracias a su amplio espectro, permitirá que otros países adquieran conexión, tomando en cuenta que Venezuela tiene un vínculo exclusivo. La huella de cobertura se distribuye de la siguiente forma: Banda C: Cuba, Dominicana, Haití, Jamaica, Centroamérica, sin México, toda Suramérica, sin los extremos sur de Chile y Argentina. Banda Ku: Haití, Cuba, Dominicana, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Banda Ka: se reserva exclusivamente para Venezuela (C y Ku además).

Construcción del VENASAT-1

Estas son algunas imágenes del proceso de construcción de nuestro satélite, el proyecto contempla la construcción de nuestra propia industria para la fabricación de satélites, el inicio es la capacitación del personal y luego a trabajar!!!

Ya muchos profesionales venezolanos están en plena capacitación para controlar y asumir el total control de este proyecto.

A pesar de que la construcción fue realizada en el extranjero, mediante los acuerdos con China, Venezuela ha asegurado la transferencia de tecnología, con el fin de tener a futuro total independencia en este sentido, y orientarse hacia la carrera espacial de nuestro país con total soberanía tecnológica.

Hay quienes apuestan por el fracaso del proyecto, así como quienes los apoyan con gran entusiasmo; todo ello basado en eventualidades ocurridas con otros satélites desarrollados bajo esta misma tecnología, como todo desarrollo tiene sus seguidores y detractores, pero si quieres saber el por que de las dudas con basamentos científicos, síguenos en el siguiente enlace de http://pnfisatelitesimonbolivar.blogspot.com/2009/12/tecnologia-satelital-serie-dfh-4-bus.html

martes, 1 de diciembre de 2009

Características del VENESAT 1


El Simón Bolívar posee una base tecnológica completamente digital, y la carga útil de telecomunicaciones instalada es de última generación. El satélite cuenta con una forma común de clasificación, por sus dimensiones (peso-tamaño) lo que en el fondo representa la cantidad de transportadores que están a bordo, que en este caso es mediano. Tiene una carga útil de 28 transpondedores (pequeños 10 a 12, grandes más de 36).

Ubicado en una posición orbital 78° oeste, el satélite Simón Bolívar tendrá una carga útil, con un peso de 5.100 Kg., dimensiones: 2,36 x 2,10 x 4 sin desplegar los paneles solares, Brazo de paneles solares: 15,5 metros a cada lado.

¿Conoces nuestro Satélite Venezolano Simón Bolívar?


El Satélite Simón Bolívar, proyecto impulsado y coordinado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, contempla, desde sus inicios, cubrir todas aquellas necesidades nacionales que tienen que ver con telefonía, transmisión de información, acceso y transmisión de mensajes por Internet, sobre todo en aquellos lugares que por poca densidad poblacional no se han desarrollado las empresas de telecomunicaciones comerciales. Igualmente, pretende consolidar los programas y proyectos ejecutados por el Estado, garantizando llegar a los lugares más remotos, colocando en esos lugares puntos de conexión con el satélite, de tal manera que se garantice en tiempo real educación, diagnóstico e información a esa población que quizás no tenga acceso a ningún medio de comunicación y formación. El satélite Simón Bolívar, es un gran paso hacia la soberanía del país en las telecomunicaciones y una valiosa herramienta para hacer de los sistemas de comunicación, factores determinantes del bienestar social.

Esta plataforma cuenta con varias vertientes, entre ellas se puede destacar la posibilidad de ampliar la transmisión de canales radio y Tv, con fines educativos y culturales con alcance regional, el soporte de conectividad para centros de acceso a Internet (Infocentro y CBIT) en zonas sin cobertura por las redes convencionales de telecomunicación, y la posibilidad de consolidar programas de telemedicina y teleeducación.


El Proyecto Satelital Simón Bolívar (Venesat-1), tiene entre sus objetivos disponer del primer satélite venezolano dirigido a cubrir las necesidades nacionales de movilización de tráfico de telecomunicaciones, telemedicina, teleeducación, información y comunicación de los organismos públicos gubernamentales, centros productivos, organizaciones sociales y comunidades, mediante el desarrollo de una red satelital con fines sociales, apuntando hacia la soberanía e independencia tecnológica. Además, el proyecto va a permitir a Venezuela llevar educación y salud hasta las regiones más remotas, es decir, aquellas poblaciones desasistidas debido a su gran lejanía de los centros poblados principales del país.

Si bien el satélite es para usos civiles y pacíficos (como lo ha garantizado el gobierno bolivariano), también puede usarse con propósitos militares, para distribuir información a todos los niveles de batalla en un campo de guerra. El satélite puede transmitir datos (mapas, imágenes e información del enemigo) bajo demanda a pequeñas unidades militares, con el fin de enviarles órdenes e información situacional de forma encriptada.